La fiscalidad de las criptomonedas

Las criptomonedas, de las cuales los bitcoins son las más conocidas, están generando mucha atención últimamente y son numerosos los interrogantes que hoy generan. En este artículo nos centramos en la fiscalidad de bitcoins y criptomonedas para intentar arrojar algo de luz al asunto.

Actualmente no existe ninguna legislación contable ni fiscal especifica acerca de las criptomonedas. Sólo hay consultas de la Dirección General de Tributos. Así, la fiscalidad siempre va a atender a la utilidad o finalidad que se le dé al bitcoin o criptomoneda.

Actualmente no existe ninguna legislación contable ni fiscal especifica acerca de las criptomonedas

Las criptodivisas serán tributadas de manera diferente según el uso que les demos y podremos basarnos en consultas a la Dirección General de Tributos, al Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) o incluso al mismo Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), mientras nos mantenemos a la espera de una legislación específica.

Bancos y notarios se encuentran detrás de las ventas y compras que realizamos tradicionalmente, no ocurre así con las criptodivisas al no estar centralizadas. Eso no quiere decir que no las tengamos que declarar, pues las ganancias se reflejan y deberíamos guardar emails y transferencias bancarias destinadas a criptodivisas, así como rastros criptográficos como pruebas de nuestros ingresos.

En este sentido, podemos destacar cuatro grandes categorías:

1) Si se actúa como Exchange

Se denomina así a quien compra, vende o cambia bitcoins por dólares, euros, otras divisas y por criptomonedas. Exchanges son aquellas personas o entidades que se lucran a raíz del intercambio de divisas, siempre que una de esas divisas sea una criptomoneda. Aquí debemos dividir también la actividad de exchanger en dos: a título personal, tributando en la renta o mediante una sociedad, tributando en sociedades.

En este caso, las ganancias se obtienen entre el tipo aplicado en la compra y el aplicado en la venta, por lo que siempre hay que considerar el valor inicial o precio de adquisición y el valor de venta.

a) A título personal:

En caso de que se haga a título personal, debe tenerse en cuenta de cara a la declaración de la renta, declarándose como pérdida o ganancia patrimonial, según proceda. Simplemente se paga en la renta los beneficios resultantes de los ingresos obtenidos por la venta de la criptodivisas, los gastos de la compra de esa criptodivisas y demás gastos relacionados con la actividad. Dentro del IRPF, tributan como ganancias y pérdidas patrimoniales y sólo en el momento de su venta, exactamente igual que cualquier otro activo”.

En este caso, siempre hay que considerar el valor inicial o precio de adquisición o el valor de venta

b) En el caso de las sociedades:

Para las sociedades, dependerá de si el bitcoin se obtiene para inyectar liquidez. A través de una sociedad: El ICAC a través de la resolución de una consulta dictaba: “las criptodivisas pertenecerán al grupo de Existencias si están destinadas a transformarse en disponibilidad financiera a través de la venta como actividad ordinaria de la empresa”. Esto quiere decir que a la hora de adquirir las criptodivisas, éstas se contabilizaran por su coste (el precio por el que los adquirimos). A final de año, si el valor neto realizable (VNR) es inferior al valor de adquisición, se realizará un deterioro y contabilizará como un gasto en el ejercicio.

Si se diera una posterior subida del precio del Bitcoin y el VNR supera el valor de adquisición, como mucho se podrá revertir el deterioro anterior hasta el precio de adquisición (no se puede revalorizar el precio del Bitcoin por encima del precio de adquisición). En este ámbito, la Dirección General de Tributos deja claro, a raíz de ciertas consultas, que la compra-venta de Criptomonedas está sujeta pero exenta de IVA, de esta manera, el IVA es soportado y no deducible.

En cualquier caso, lo más conveniente es llevar un inventario de las existencias iniciales y finales.

2)En caso de actuar como Minero

Quien invierte en hardware o software que utilizan sus ordenadores por validar bloques (mineros). Son aquellos que generan Criptomonedas mediante poder computacional.

También existen las máquinas expendedoras o máquinas de vending (mediante las cuales el usuario puede comprar y vender BITCOIN a precio de mercado) o quien se dedica a ello a través de plataformas o incluso prestamistas.

En España, desde Septiembre de 2016 es obligatorio que todos los mineros se encuentren dados de alta en Hacienda y en la Seguridad Social en los epígrafes correspondientes. Será considerado como autónomo, deberá pagar la cuota mensual correspondiente y los beneficios deberán ser declarados como actividad económica. El balance obtenido como resultado de gastos, ingresos e inversiones es el beneficio que hay que liquidar en el IRPF o bien en el impuesto sobre sociedades, dependiendo, obviamente de si realizamos la actividad como persona física o jurídica.

En todo caso se trata de actividades exentas de IVA

En todo caso se trata de una actividad exenta de IVA, no se puede deducir IVA por lo invertido o por sus gastos, pero tampoco se repercute IVA.

Para el caso de las máquinas, el epígrafe más apropiado es el 969.7 “Otras máquinas automáticas”. Sección 1 empresarial. Por tanto, están obligados a darse de alta en el epígrafe de Hacienda y a darse de alta como autónomos. Normalmente tienen un incremento de bitcoins, y como hemos visto, transformable en euros.

El propio Minero está en el epígrafe 831 de “Otros servicios financieros”; sería el que tiene activos o bloques de bitcoins y los alquila o los cede, y tributará por la ganancia obtenida, aunque también es una actividad exenta de IVA. El minero normalmente obtiene una comisión además de incremento de bitcoins.

3) Al actuar como Especulador

Todos aquellos que invierten en un activo e intentan venderlo con plusvalía, como el que invierte en oro o en inmuebles.

Cualquier persona que tenga Bitcoins u otra criptodivisa deberá declarar a Hacienda la posesión de éstas aunque la legislación vigente no sea clara y no existan consultas al respecto, pues quizá exista la obligación de presentar, además, el nuevo modelo 720 de Cristóbal Montoro en el que se deben declarar todos los bienes de los contribuyentes en el extranjero. Entramos entonces en la paradoja de saber si las criptodivisas que poseemos se encuentran o no en el extranjero.

4) Cuando se utilizan para compraventa de servicios que se pagan mediante bitcoins o criptomonedas

En este caso, lo más importante es determinar si ha habido ganancia patrimonial, y en España, según la Ley de Renta, se considera que hay ganancia o pérdida patrimonial cuando se dan dos circunstancias a la vez:

  • Que haya alteración en la composición del Patrimonio y en la valoración del Patrimonio. Ej.: Tengo una casa por 100.000 y la vendo por 200.000. Hay alteración en la composición, pues antes tenía casa y ahora dinero; y alteración en la valoración, pues me costó 100.000 y la vendí por 200.000. Ocurre igual si la permutas por otra de distinto valor. Igual ocurre con las acciones, excepto cuando suscribes nuevas acciones de unas ya adquiridas inicialmente.

Obviamente hay ganancia cuando vendemos una criptodivisa y obtenemos dinero FIAT, es decir, cuando lo hacemos tangible en euros, dólares o cualquier otra moneda de curso legal, y el valor del cambio haya sido superior a lo invertido en la adquisición. Es decir, si compré por 200.000€ y los vendí por 250.000€.

La tributación de estas ganancias se determina por rendimiento del ahorro. Así, hasta 6.000 será un 19%; de 6.000 a 44.000 al 21%; y a partir de ahí al 23%.

En los borradores o datos fiscales de Hacienda no saldrá la ganancia obtenida al vender una criptodivisa, luego somos nosotros los que debemos adelantarlos y llevar ese control para declarar la ganancia obtenida o pérdida si es el caso. Esto es por no intervenir ningún Notario o Entidad Financiera.

En este caso, y aplicando la misma Ley de Renta, el intercambio entre criptodivisas también debería ser declarado, pues cumple con ambas premisas: se altera la valoración y la composición del patrimonio.

Por último, hay que comentar que también pueden ser objeto de donación, por lo que en este caso tributaría en Impuesto de Sucesiones.

Conclusión

Al ser su uso todavía muy reducido, la legislación no se ha adaptado todavía a las criptomonedas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que están ya aquí y cada vez son más conocidas por lo que es importante plantearse todas estas cuestiones antes de invertir en ellas. No obstante, siempre hay que atender a la utilidad y finalidad que se le dé a la criptodivisa.

¿Cómo hacer efectivo o tangible los bitcoins?
Los bitcoins pueden hacerse efectivos o tangibles desde una wallet conectada a tu banco; en plataformas de compra venta de bitcoins (webs como biddown.com y brokers como markets.com, plus 500; iforex, avatrade; iq option…) o en cajeros especiales, llamados BitAccess o Robocoin. En España no hay muchos, pero se puede encontrar alguno en Madrid o Barcelona. En Madrid en algún Marco Aldany (diego de León 26; y de la Tienda GroupBTC en Cavanilles, 18 (cerrado durante 1 mes) y en Santa Engracia 36. También existe cajero físico en Collado Villalba, en el Zoco. El límite está en máximo de 1.000€ por operación, para más cantidad debes contactar con ellos.

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies