Mujer con una hucha rota debido a los productos financieros tóxicos

Los conocidos como productos financieros tóxicos son aquellos ofrecidos como productos con plenas garantías, y supuestamente para un tipo especial de cliente, pero que luego resultan conllevar una rentabilidad no solo variable sino que tampoco está garantizado el capital principal ya que depende de índices variables así como de la evolución financiera y económica.

Los tribunales de justicia se están decantando mayoritariamente a favor de los consumidores, llegando a más del 98% de resultados favorables en temas como preferentes o acciones Bankia.

¿Cuáles son los principales productos financieros tóxicos?

1) Permuta financiera

También conocidas como SWAP. Son productos financieros legales, pero de alto riesgo. Se comercializaron como una especie de seguro vinculado a otro producto financiero para asegurar al cliente ante una gran subida de los intereses. Sin embargo, en realidad las ventajas ante una subida están muy limitadas mientras que las bajadas no tienen límites, sufriendo en la actualidad el cliente cuantiosas pérdidas.

2) Depósitos estructurados

Aquellos en los que se ofrece al cliente un depósito referenciado a la evolución de índices bursátiles de diferentes países, índices de referencia complejos, la evolución de una determinada empresa en bolsa, etc. Son productos muy inestables por la volatilidad del mercado bursátil y de la economía en general.

3) Preferentes

Comercializadas como depósitos con alta rentabilidad cuando en realidad son productos complejos y de alto riesgo. Son valores en los que no existe garantía sobre el capital, quedando la rentabilidad supeditada a si el emisor (entidad financiera) obtiene beneficios. Tampoco tienen liquidez inmediata, aunque se puede amortizar a los 5 años en el mercado secundario (AIAF).

4) Bonos convertibles en acciones

Son instrumentos a largo plazo de naturaliza hibrida (la entidad financiera ofrece un interés fijo mientras dura el bono y al final se canjea por acciones de la entidad, dependiendo con ello de mercados de renta variable con riesgo de pérdida del capital). La rentabilidad es variable y no está garantizado al depender del beneficio distribuible, evolución económica y financiera, así como de la situación de los fondos propios de la entidad emisora.

5) Préstamos o hipotecas con cláusula suelo

Esta cláusula ha sido declarada nula por el Tribunal Supremo, con retroactividad total desde su aplicación. Se ha regulado un proceso previo con la entidad bancaria antes de acudir a la reclamación judicial. Los consumidores han de ser muy cautelosos a la hora de firma un acuerdo en este tema con la entidad bancaria para comprobar que se les devuelve el importe íntegro debido.

6) Hipoteca multidivisa

Normalmente en yenes o francos suizos. Es un instrumento financiero derivado complejo, con alto riesgo por el tipo de cambio y tipo de interés, que se ha comercializado con una insuficiente información al cliente. Actualmente es muy posible que, después de años de pago el importe adeudado en euros sea superior al inicial. En caso de sentencia favorable, se obliga a la entidad a recalcular todo el préstamo en euros, restituyendo al prestatario la cantidad pagada en exceso. Cada vez son más las resoluciones favorables a la nulidad de este producto por la falta de información en su comercialización.

Malas prácticas bancarias

La mayoría de las sentencias judiciales reconocen la falta de información, incumplimiento de la normativa y mala práctica bancaria en su comercialización. Cada vez son más frecuentes las sentencias a favor de inversores cualificados (empresas, cooperativas, ayuntamientos, etc.)

Además, la comercialización de estos productos no debe enmascarar otras malas prácticas bancarias que se vienen realizando por entidades y que, sin tanta repercusión mediática, afectan de igual modo tanto a la economía de los consumidores como de las pequeñas y medianas empresas. Esto es lo que sucede por ejemplo en el caso de cobro de comisiones bancarias, muchas veces no pactadas ni aceptadas expresamente por los usuarios.

Conclusión

Ante todos estos casos de productos financieros tóxicos, nuestro consejo es reclamar, lo antes posible, los derechos y la indemnización de los perjuicios que la violación de los mismos hayan ocasionado al suscriptor de estos productos financieros.

 

Suscríbete

Suscríbete ahora a nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies