Artículos ProfesionalesJurídicoArbitraje internacional: mecanismo utilizado para la resolución de posibles conflictos

20/10/20210

A menudo, dentro de las relaciones comerciales surgen disputas entre las partes por las cuales éstas acuden a los tribunales judiciales para resolverlas, lo que se traduce en tiempo y costes hasta obtener una solución al conflicto planteado, que, en muchas ocasiones, no satisface a ninguna de las partes. Como alternativa sensata a los procedimientos judiciales y para la resolución de los conflictos comerciales surgió el arbitraje, cuya práctica es tanto nacional como internacional. A través del presente texto, se pretende realizar una aproximación al arbitraje internacional.

 

Arbitraje internacional, el mejor mecanismo para la resolución de conflictos

 

¿Qué es el arbitraje?

El arbitraje es una herramienta jurídica y extrajudicial utilizada tanto por personas físicas como por empresas para la resolución de posibles conflictos y a la cual las partes de una relación comercial pueden someterse.

Si las partes si deciden someter sus controversias a arbitraje deberán de suscribir un convenio arbitral que podrá adoptar la forma de cláusula incorporada a un contrato o un acuerdo independiente, donde expresen su voluntad de someterse a arbitraje y que materias serán objeto de arbitraje, idioma, etc.

Regulación del arbitraje en España.

En España es regulado por la Ley 60/2003 de 23 de diciembre, de Arbitraje que viene a establecer los principios que regirán un procedimiento arbitral. Esta ley de arbitraje, conforme a su exposición de motivos, se inspiró en la denominada como Ley Modelo que fue elaborada por la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional, de 21 de junio de 1985 (Ley Modelo de CNUDMI/UNCITRAL) y tuvo objeto el dotar de mayor certidumbre la práctica arbitral en España y el favorecer que se pacten convenios arbitrales con sede en España.

Importancia del arbitraje internacional.

La vía del arbitraje ha tomado gran importancia para la resolución de conflictos en un contexto internacional como consecuencia directa de la globalización y de la expansión del comercio e inversiones transfronterizas, de las cuales han derivado complejas disputas comerciales en las que participan operadores económicos de países con distintos sistemas jurídicos (europeo-continental y anglosajón) y distintas lenguas. Y es que, para la resolución de estos conflictos comerciales el arbitraje brinda mayor especialización, agilidad, eficiencia y confidencialidad; frente a la que ofrecen los tribunales tradicionales; así como viene a otorgar más seguridad jurídica a los acuerdos comerciales.

¿Cuándo un arbitraje tendrá el carácter de internacional?

Un arbitraje tendrá el carácter de internacional cuando en el concurra alguna de las siguientes características:

  1. Cuando en el momento de la celebración del convenio arbitral, las partes tengan su domicilio en Estados diferentes.
  1. Que el lugar del arbitraje, determinado en el convenio arbitral o con arreglo a éste, el lugar de cumplimiento de una parte sustancial de las obligaciones de la relación jurídica de la que dimane la controversia o el lugar con el que ésta tenga una relación más estrecha, esté situado fuera del Estado en que las partes tengan sus domicilios.
  1. Que la relación jurídica de la que dimane la controversia afecte a intereses del comercio internacional.

Ventajas del arbitraje internacional.

Entre las ventajas de someterse al arbitraje internacional, destacamos las siguientes:

  • Es fruto de la autonomía de las partes, quienes pueden configurar el procedimiento arbitral al que se van a someter.
  • El árbitro o árbitros que resolverán el conflicto serán seleccionados por su familiaridad con las prácticas comerciales o experiencia en la aplicación de los distintos ordenamientos jurídicos y aplicación del derecho comparado.
  • La controversia se resolverá en un foro neutro, sin sometimiento a la jurisdicción de una de las partes.
  • Confidencialidad a la que se someten los árbitros, las partes e instituciones arbitrales.
  • El procedimiento arbitral es mucho más económico, eficiente, flexible y rápido; adaptándose mejor a la controversia existente.
  • La resolución (denominada laudo) que se adopte por el tribunal arbitral será de obligado cumplimiento para ambas partes. Asimismo, será ejecutable como si de una sentencia judicial se tratase, pero más fácilmente y en más jurisdicciones que las sentencias de tribunales judiciales en cualquier país del mundo miembro de la Convención de New York de 10 de junio de 1.958 (convenio del que España forma parte).

Jose María Rodríguez

Abogado - Abogados CE

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *