AutónomosMarketingMercantilTecnologíaConstituirse en autónomo: La idea de negocio

16/11/2017

Os traemos la última entrada de nuestra serie dedicada a autónomos, en la que ya os hemos hablado de cómo hacerse autónomo y las ventajas e inconvenientes de esta figura. En esta ocasión,  veremos algunos consejos para reconocer y valorar las ideas de negocio. Debes saber que la idea no es más que uno de los tres elementos que constituyen un negocio: Idea – Recursos humanos – Capital.

Por lo tanto hay que distinguir entre

  • La idea de negocio: el producto o servicio que se pretende ofrecer al mercado.
  • La oportunidad de negocio: el medio para atraer a la clientela y obtener así beneficio económico.

 

¿Cómo encontrar ideas de negocio?

  • A través de la observación: Qué existe en el ámbito en el que se desea emprender y cuáles son las necesidades que consideramos insatisfechas.
  • Imitando tipos de negocios que son exitosos. Quizás sea ésta la forma más generalizada de emprender.
  • Apostar por una franquicia, en tanto es un sistema que ha alcanzado gran difusión.
  • Adaptar un negocio existente modificando alguno de sus aspectos: la comercialización, el envase, la publicidad…
  • Inventar (lo más difícil) un producto o un servicio que satisfaga necesidades no cubiertas.
  • Poner en juego la propia experienciaprofesional, desarrollando capacidades a través del estudio y la formación recibida o a través de las habilidades en hobby y aficiones.
  • Aplicar la innovación a sectores estancados en este sentido.

 

¿Cómo plantear una oportunidad de negocio?

Recuerda que una buena idea no significa que haya una oportunidad de negocio; es preciso que la idea que hemos decidido emprender sea evaluada y analizar su viabilidad. Te recomendamos que tengas en cuenta las siguientes pautas:

  1. Realizar una descripción del producto o servicio a ofrecer al mercado.
  2. Estudiar el mercado donde vamos a participar, debiendo tener claro cuál es su tendencia: si al alza o a la baja.
  3. Destacar la necesidad que cubre tu producto o servicio. Mientras más nueva sea la necesidad menos competencia encontraremos.
  4. Definir cuál será nuestro cliente tipo (clientela potencial) según el objetivo de nuestro producto o servicio.
  5. Analizar de forma concienzuda la competencia: métodos, características y estrategias que utilizan.
  6. Determinar el elemento diferenciador de nuestro producto o servicio; esto es, qué ofrecemos para que suponga la mejor alternativa.
  7. Conocer los recursos que son necesarios y si se encuentran a nuestro alcance.
  8. Decidir si el proyecto es acorde a nuestros objetivos y si nos sentiremos a gusto con él.
  • Una vez establecido claramente lo anterior, hay que proceder a elaborar nuestro plan de empresa; es decir, el documento que contiene los instrumentos básicos de planificación y que nos servirá para aumentar las posibilidades de concebir un negocio rentable, con perspectiva de crecimiento.

 

Dos herramientas esenciales: Creatividad e Innovación

  • La creatividad es capacidad de generar ideas nuevas, convenientes y adecuadas. Es la noción, la idea en sí.
  • La innovación es el cambio que introduce novedades. Es el desarrollo, el proceso.

En este mundo tan competitivo es preciso diferenciarse de los competidores y para ello hay que conseguir renovar la experiencia de los clientes a través de la creatividad y la innovación, mejorando lo que ya existe y proyectarlo con elementos diferenciadores.

¡Sé emprendedor, sé creativo, sé innovador!

 

CE Consulting

CE Consulting somos la mayor red de consultorías y asesorías de España. Desde 1989 ofrecemos un servicio integral el las áreas de asesoría, consultoría y desarrollo empresarial a todo tipo de empresas, profesionales y entidades sin ánimo de lucro. Contamos con más de 150 oficinas nacionales e internacionales, más de 700 profesionales y 18.000 clientes