EmpresasMercantilEl Administrador y su responsabilidad personal por las deudas sociales

24/08/20170

Ya sabemos que hay sociedades donde los socios pueden limitar su responsabilidad del capital; es decir, en el caso de que suceda algo o de endeudamiento, no tendrán que responder con su patrimonio, sino que corresponderá a la empresa responder con sus bienes.

Por otro lado, la ley exige que el administrador debe dirigirse con la “diligencia de un ordenado empresario y un representante leal, obrando de buena fe y en el mejor interés de la Sociedad”. Esto quiere decir que el incumplimiento de los aspectos de diligencia y lealtad, bien sea “por hecho u omisión”, puede llevar a los administradores a responder de forma personal.

Por ello, “para que surja la responsabilidad de los administradores, es necesario que se dé un acto ilícito o contrario a los estatutos de la sociedad y, además, debe demostrarse que es culpa y a causa del administrador”.

 

Responsabilidad por Pérdidas en el patrimonio de la sociedad

Las pérdidas que disminuyen el patrimonio societario implican la necesidad de que el administrador promueva una serie de medidas en un determinado plazo. Concretamente, el Administrador responderá de forma personal, ilimitada y solidaria si, en estando el patrimonio neto de la sociedad por debajo del 50% del capital social, no convoca a la Junta General en dos meses desde que supo o pudo saber de ese desequilibrio patrimonial, o la Junta convocada no se celebra en ese plazo y, en todo caso, pasan otros dos meses y no presenta en el juzgado solicitud de disolución o de concurso de acreedores.

 

¿Cuándo prescribe la responsabilidad de los Administradores?

La prescripción de responsabilidad personal se alcanza a los cuatro años y antes de la reforma de 2014 se contaba desde el momento del cese. Con la nueva redacción, “el plazo de cuatro años cuenta desde el día en que la acción de responsabilidad hubiera podido ejercitarse; es decir, desde el conocimiento de los hechos que permiten fundamentarla”. No desde el cese.

Por tanto, da igual cuántos años hayan pasado desde que el administrador cometió alguna irregularidad; lo importante está en saber cuándo los accionistas pudieron tener acceso a las pruebas para demostrar el hecho. Esto hace que, prácticamente, no prescriba.

 

¿Sobre quiénes se extiende y quiénes reclaman la responsabilidad?

Otros aspectos importantes en materia de responsabilidad, relativos a sobre quiénes se extiende y por quiénes se reclama esa responsabilidad, son:

  • El porcentaje de accionistas necesarios para ejercitar acciones judiciales contra los gestores es el mismo que para convocar Junta General (el 5% del capital); salvo que la acción de responsabilidad esté basada en la infracción del deber de lealtad; en este caso, los socios pueden acudir directamente a los tribunales sin necesidad de someter la decisión a la Junta General.
  • Cuando no se nombren Consejeros Delegados en el seno de Consejo de Administración, responderán como administradores aquéllos que tenga atribuidas las facultades de más alta dirección de la sociedad.
  • A la persona física designada para representar al administrador persona jurídica, se le exigen los mismos deberes establecidos para los administradores y responderá solidariamente con la persona jurídica administradora a la que representa en el órgano de administración.

Si quieres estar al día de las últimas novedades, no te pierdas nuestro blog.

CE Consulting

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *