Artículos ProfesionalesJurídicoEl Volcán de La Palma y las indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros

11/11/20210

Las pólizas de seguros consideran que un volcán es un riesgo extraordinario y por lo tanto excluido de las mismas. Según el real decreto 300/2004, el Consorcio de Compensación de Seguros, se hará cargo de los daños causados a los bienes asegurados por las pólizas de las compañías. Como riesgos extraordinarios podemos considerar, además de los mencionados: inundaciones, terremotos, tornados, daños por terrorismo o actuaciones de fuerzas armadas o cuerpos de seguridad en tiempos de paz, entre otros.

Indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros por Volcán de la Palma

 

¿A dónde van las indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros?

Cuando solicitamos una hipoteca, normalmente la entidad financiera “exige” una póliza de seguros que cubra el bien hipotecado con cláusula de cesión de derechos a favor de dicha entidad. Por este motivo muchas indemnizaciones del Consorcio de Compensación de Seguros por pérdida de vivienda van directamente a la entidad financiera sin pasar por el afectado.

En el caso del volcán de La Palma, el Consorcio de Compensación de Seguros ya está indemnizando los daños causados por este debido a la pérdida de los hogares, pero algunos perjudicados están comprobando que las indemnizaciones van directamente a la entidad bancaria beneficiaria del seguro.

Esta situación se produce en la mayoría de los casos donde existe una hipoteca sobre la vivienda cuyo seguro de hogar ha sido contratado a través de un banco como parte de la garantía del préstamo.

¿Es legal que las indemnizaciones vayan directamente a la entidad bancaria?

Aunque esta práctica es legal, perjudica claramente al tomador. Podría considerarse ilegal si el banco ha “impuesto al cliente” un determinado seguro sin darle opción a contratarlo con otra entidad, una acción muy habitual.

Por lo tanto, es recomendable, en nuevas contrataciones designar al tomador del seguro siempre como beneficiario en lugar de a la entidad, a lo que no se puede negar el banco ni puede condicionar la concesión de hipoteca.

Si ya está contratado, se recomienda solicitar a la entidad financiera o directamente con la aseguradora modificar el beneficiario en caso de que fuera el propio banco. Una vez el siniestro se haya producido, ya no será posible hacer la modificación para dicho siniestro.

El cliente o tomador puede, en cualquier momento, cambiar el beneficiario de sus pólizas sin que le suponga perjuicio alguno.

La cesión de derechos o nombramiento de beneficiario pretende garantizar la reparación del bien que constituye la garantía del préstamo en caso de siniestro, el Servicio de Reclamaciones de la Dirección General de Seguros, así lo reconoce, estableciendo este criterio y evitar problemas cuando los prestamistas exigen el cobro de la indemnización en menos cabo del afectado que no podrá utilizar la indemnización para reparar o reconstruir la vivienda garantía del préstamo.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *