AutónomosEmpresasJurídicoJurídicoVigilancia normativa, un recurso necesario para sobrevivir

23/07/20210

Poca gente los conoce, pero existe una tribu denominada ‘Los Bajau’ que vive entre Indonesia y Malasia que tiene una característica genética especial, un desarrollo físico darwiniano que les ha permitido adaptarse a un entorno donde solo han sobrevivido los animales marinos. Vivir en este emplazamiento obliga a ‘Los Bajau’ a alimentarse únicamente de lo que les proporciona el mar. Animales y plantas marinas constituyen su dieta. Debido a esta situación, la tribu tuvo que replantearse desplazarse a otro lugar, aceptar que el entorno no les era favorable o simplemente desaparecer, sin embargo, ‘los Bajau’ han conseguido algo inaudito. Los miembros de esta tribu son capaces de aguantar la respiración durante más de 13 minutos y descender a más de 70 metros de profundidad. Los científicos han descubierto que su genética ha evolucionado de tal forma que su bazo ha duplicado el tamaño medio del resto de los humanos. Esto modifica su segregación de la hormona tiroidea y les permite adquirir esta cualidad única. Y, ¿por qué os contamos esto ahora? Porque la capacidad de adaptarnos a un entorno hostil es la diferencia fundamental entre crecer y evolucionar o extinguirse.

 

Un nuevo mundo empresarial

Desde marzo del año pasado, con la declaración del toque de queda y la declaración mundial de la pandemia, el entorno (siempre complicado para crear y mantener una empresa) se ha vuelto aún más difícil de lo que lo ha sido siempre. A las trabas habituales, se ha añadido una maraña legislativa muy difícil de abarcar para el empresario. ¿Cómo poder dedicar tiempo a crecer o incluso a sobrevivir si debo pasar tanto tiempo sorteando problemas? En los últimos 365 días, han entrado en vigor cuatro normativas nuevas de obligado cumplimiento para TODAS las empresas.

Empezaremos recordando los protocolos COVID que nos han obligado a adaptar nuestros negocios y oficinas, apareciendo mamparas, geles, espacios de seguridad, planes de limpieza, cálculos de aforos… Un nuevo mundo. Desde septiembre de 2020, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) mandó unos protocolos concretos también vinculados a la pandemia, que el 90% de las empresas a día de hoy aún no tienen adaptado. El 14 de abril de 2021 entró en vigor la obligatoriedad de tener un registro retributivo por sexos en todas las empresas y dentro de esa misma legislación y gracias a una nota anexa del Ministerio de Igualdad, desde el 20 de Abril TODAS las empresas de nuestro país deben contar con un protocolo de prevención del acoso sexual y por razones de sexo. A esto podemos añadir legislación específica de cada sector, como en hostelería, el sector de la imagen y salud… Nuevas normativas que obligan a los empresarios a añadir a las ya existentes.

Un estudio realizado recientemente por el Instituto Europeo de Normalización Empresarial confirma que los empresarios dedican un 12% de su tiempo al cumplimiento normativo y un presupuesto de entre 210€ y 450€ anual por cada cumplimiento legislativo. Siendo además esta compra de productos, un sistema que no genera mantenimiento continuo y que nos sigue exponiendo a sanciones. Porque según datos de la propia AEPD, el 84% de las sanciones impuestas en 2020 no lo fueron a empresas que no tenían puesto en marcha un sistema de protección de datos, si no a empresas que no lo tenían desarrollado y auditado, uniendo así a la nueva Ley de Protección de Datos a la de Compliance Penal y Prevención de Blanqueo de capitales entre otras, en dar mucha más importancia al seguimiento que a la simple puesta en marcha del sistema. Es impensable saber, que gastados más de 1.000€ este año, solo en la adaptación a las nuevas legislaciones, seguimos sin estar bien cubiertos.

 

La necesidad de adaptarnos a un entorno legal: vigilancia normativa

Si los empresarios no conseguimos adaptarnos a este entorno legal tan exigente, reduciendo los costes, recibiendo un seguimiento continuo y, sobre todo, optimizando el tiempo que debemos dedicar a este apartado, nos ahogaremos en este mar de normas. Sin embargo, si algo hemos aprendido de nuestros amigos de la tribu, es que podemos adaptarnos para sobrevivir, y para ello desde CE Consulting os ofrecemos el servicio de Vigilancia Normativa, un nuevo recurso a vuestra disposición, donde podréis acceder por una cuota mínima mensual a toda la normativa obligatoria para las empresas, con un seguimiento periódico y con un servicio de atención personalizada sin precedentes. Vigilancia Normativa te permitirá dedicarte a hacer crecer tu empresa, mientras nosotros cubrimos las obligaciones legales básicas… y si sale una nueva legislación, no te preocupes, nosotros te avisamos, y nos ponemos en marcha de inmediato, y, por supuesto, por el mismo precio de tu tarifa plana mensual. Os proponemos un cambio de paradigma, que como a Los Bajau, os permita respirar más y mejor que antes y adaptaros de forma más eficiente a un entorno hostil, consiguiendo sobrevivir, y aún más, crecer, donde otros han fracasado.

 

Artículo realizado por Rafael Suñer – Dirección Vigilancia Normativa Ce Consulting.

Deja una respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *