EmpresasQué es el Plan LGTBI y cómo afecta a las empresas

01/03/2024

La lucha por la igualdad de derechos y la inclusión de las personas LGTBI en todos los ámbitos de la sociedad ha sido una constante en las últimas décadas. Fruto de esta lucha, surge la Ley 4/2023, de 28 de febrero, conocida como la Ley Trans, una normativa pionera que busca garantizar la igualdad real y efectiva de las personas transgénero, transexuales y de género diverso. A través de este artículo, exploraremos los objetivos, la estructura y los componentes clave que deben incluir los Planes LGTBI en las empresas, así como las obligaciones y plazos para su implantación. Además, analizaremos cómo se relaciona este plan con otros instrumentos existentes en las organizaciones, subrayando la importancia de un enfoque integral para la inclusión de las personas LGTBI.

Bandera LGTBI ondeando ante un cielo despejado

 

¿Qué es la ley trans y cómo afecta a las empresas?

Esta legislación no solo representa un avance significativo en el reconocimiento y protección de los derechos de las personas LGTBI, sino que también establece un marco legal para que las empresas y organizaciones implementen medidas concretas para promover un entorno laboral inclusivo y libre de discriminación, como en plan LGTBI.

El plan LGTBI emerge como un elemento crucial que las empresas deben desarrollar e implementar. Este plan no solo es un requerimiento legal para las empresas con más de 50 trabajadores, sino que también es una herramienta fundamental para fomentar la inclusión y asegurar un trato igualitario dentro del ambiente laboral. La adecuada implementación de este plan supone un desafío, pero también una oportunidad para que las empresas lideren con el ejemplo, mostrando su compromiso con la diversidad y la igualdad de trato para todas las personas.

 

¿Qué debe incluir el plan LGTBI?

Un plan LGTBI efectivo debe ser integral y abarcar diversas áreas de actuación dentro de la empresa. Debe incluir políticas de no discriminación, formación en diversidad y sensibilización, así como medidas específicas para promover la inclusión de las personas LGTBI.

También tiene que incluir un protocolo con medidas que garanticen la igualdad de dicho colectivo y todas aquellas acciones necesarias para prevenir, detectar y actuar ante un caso de acoso o violencia contra las personas trabajadoras. Así, los protocolos existentes deben revisarse y actualizarse, incluyendo el plan de igualdad y el protocolo de acoso sexual, en base a la nueva normativa.

A partir del 2 de marzo, todos los planes y protocolos deberán atender, por un lado, a la identidad de género y, por otro, a la orientación sexual. Y es importante destacar que esto debe ser así con independencia de si la empresa tiene conocimiento o no de que en ella trabajen personas LGBTI.

 

¿Cuándo es obligatorio implantar el protocolo LGTBI?

El Plan LGTBI debe ser pactado a través de la negociación colectiva y acordado con la representación legal de las personas trabajadoras. Debe ser, por tanto, un proceso participativo y transparente. Además, es importante establecer mecanismos de seguimiento y evaluación para medir el impacto de las acciones y realizar ajustes cuando sea necesario.

Por ahora, según marca la Ley, las empresas con más de 50 trabajadores están obligadas a contar con un plan LGTBI antes del 2 de marzo de 2024.

Aunque todavía no se ha producido el correspondiente desarrollo reglamentario y hay muchas cuestiones en el aire, recomendamos a todas las empresas que comiencen a trabajar en las medidas que indica la normativa para promover la igualdad de las personas LGTBI.

 

¿Son diferentes el Plan de Igualdad y el Plan LGTBI?

El plan LGTBI debe estar alineado con el plan de igualdad de la empresa y puede ser integrado en un único documento conjunto, aunque a falta del desarrollo reglamentario no es obligatorio. Sin embargo, sí es necesario que los planes de igualdad se enfoquen ahora específicamente en la inclusión y protección de las personas trans y, especialmente, en las mujeres trans.

 

Sanciones para las empresas que no cumplan el plan LGTBI

El incumplimiento de las obligaciones relacionadas con el plan LGTBI puede acarrear sanciones significativas para las empresas. Estas pueden incluir desde apercibimientos a multas económicas entre 200 a 2.000 € cuando se tratan de infracciones leves, hasta 10.000 € cuando sean graves y hasta 150.000 € en las muy graves.

Además, pueden imponerse las siguientes medidas accesorias:

  • Denegación de subvenciones que hubiese optado o se hubiese reconocido a las entidades.
  • Prohibición de acceder a cualquier ayuda pública durante un período de hasta tres años.
  • Prohibición de contratar con la Administración Pública de hasta tres años.
  • Cierre del establecimiento en que se haya producido la discriminación por un plazo máximo de tres años.
  • Cese en la actividad económica o profesional desarrollada por un plazo máximo de tres años.

En conclusión, es crucial que las empresas comprendan la importancia de implementar adecuadamente el Plan LGTBI, no solo para cumplir con la legislación vigente y evitar sanciones, sino también para fomentar un entorno laboral inclusivo y respetuoso con la diversidad sexual y de género. Esto no solo beneficia a las personas LGTBI, sino que contribuye a crear una cultura organizacional más abierta y aceptante, mejorando el clima laboral y la productividad en general.

 


 

Nuestros expertos en consultoría en RRHH pueden acompañarte y asesorarte en la elaboración e implementación del plan LGTBI para tu empresa. Déjanos tus datos a través del formulario y te contactaremos a la mayor brevedad para darte toda la información.

 

Nuestros expertos

Marta Trilleros

Responsable Área RRHH en CE Consulting.

Nerea Fernández

Asesora RRHH en CE Consulting

Contenido relacionado